viernes, 14 de junio de 2013

Trujillo (010)


Trujillo (010), originalmente cargada por Joaquin Saldaña (JOSACA).

IGLESIA DE SAN MARTIN
La Iglesia de San Martín se encuentra situada en uno de los ángulos de la Plaza Mayor.
Su construcción se comienza en el siglo XIV, y se continúa durante más de una centuria, siendo acabada con importantes modificaciones sobre su traza inicial durante la segunda mitad del siglo XVI, hacia el año 1564.

Ya en el año 1353 se reunía el concejo en esta iglesia, situada en lo que era el arrabal de San Martín al que daba nombre. En un principio era de pequeñas dimensiones, pero por exigencias del culto y por la masiva afluencia de gente fue ampliada y modificada en el siglo XVI, además de convertirse en parroquia. Fue entonces cuando este templo adquirió la fisonomía que ha llegado hasta nuestros días.

En sus muros se colocaban las medidas oficiales del trigo, cebada y otras mercadurías. Eran los patrones por los que se debían regir para vender. Cuando los Reyes Católicos hicieron donación del Señorío de Trujillo a su hijo el príncipe don Juan, un representante suyo tomó posesión de la ciudad y la fortaleza en su nombre en la iglesia de San Martín, en el verano del año 1496 y con este motivo, renovaron los cargos: oficiales y Corregidor.

Tiene dos puertas, una renacentista-clásica de arco de medio punto, entre columnas sobre pedestales y rematada por frontón en cuyo tímpano están las armas del obispo don Pedro Ponce de León. Encima, enmarcado en alfiz está el escudo de la Ciudad, la Virgen con el Niño entre dos torres, porque tanto el obispado como el Concejo contribuyeron económicamente para hacer la puerta; sobre ella un óculo para iluminar el coro. La otra puerta llamada de «las limas» es de tracería gótica: arco trilobulado y decoración de bolas (limas) muy del gótico tardío, como la galería de calados góticos que se abre sobre ella, donde había una imagen de la Virgen que presidía las sesiones concejiles allí celebradas, hoy se encuentra la imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

Ante esta puerta se reunía el Concejo. Todavía se pueden ver las gradas donde se sentaban los regidores y el Corregidor (su asiento es más prominente que el resto), allí se celebraban los concejos abiertos para tratar los asuntos de la vecindad, «...estando ayuntados so (bajo) el soportal de la iglesia de San Martín a toque de campana tañida e repicada según lo habían de uso e de costumbre» . También se daban los pregones desde allí, «haciéndose público por voz de pregonero». Dos torres tiene esta iglesia, una campanario y la otra para el reloj decorada con azulejos talaveranos.

Escaneado de diapositiva original del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario