jueves, 16 de enero de 2014

Exposición Carlos de Paz





El Parque Natural Cabo de Gata-Níjar ofrece actualmente sus hermosas playas al turismo; y la comarca de Níjar, esencialmente agrícola, es hoy un área prospera. Pero no siempre ha sido así. Durante siglos ha sido una región desolada y vacía.

Ésta era una tierra olvidada, de sol abrasador y sequías, donde el entorno hostil de una naturaleza implacable había endurecido las costumbres. En esta comarca tuvieron lugar el crimen de Níjar y otros hechos igualmente dramáticos. Después de la guerra civil en el levante almeriense se subsistía a duras penas en una región aislada, sin carreteras, y la emigración fue muy importante. Los rodajes de películas empezaron a iluminar estos paisajes sombríos y esos duros corazones. Los invernaderos y el turismo aportaron, al fin, la prosperidad y la comarca se reconcilió con el mar al que había dado la espalda durante tanto tiempo.
Estos “Paisajes sombríos” están inspirados por ese pasado y por una tierra modelada por fuerzas telúricas. Los volcanes de la Sierra de Gata nacidos de las profundidades de la tierra, como los Frailes, la Caldera de Rodalquilar, la Lomilla, Majada Redonda, expulsaron las rocas que el mar y el tiempo transformaron en las arenas, los cantos rodados de sus playas y calas, dándoles su sabor primigenio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario